En España se proclama la Segunda República, tras las elecciones municipales celebradas después de la dimisión del dictador Miguel Primo de Rivera, en las que, a pesar de la victoria monárquica, los republicanos triunfaron en 41 de las 50 capitales de provincia. Ante el decidido impulso republicano en las ciudades, el rey Alfonso XIII decide abandonar el país. Éibar será la primera localidad en que se ice la bandera republicana.

Anuncios