El rey Fernando VII promulga la Pragmática Sanción -derogando la Ley Sálica que excluye a las mujeres del trono- para que su hija mayor, Isabel, pudiera reinar.

Anuncios