En Flandes, contra la voluntad del Consejo de Castilla, y sin que su madre, la Reina Juana,  hubiera sido declarada incapaz de reinar, el príncipe Carlos de Gante se hace proclamar rey de Castilla y Aragón «juntamente con la católica reina».

Anuncios