En Jamaica, Cristóbal Colón aprovecha su Almanach Perpétuum (de Abraham Zacuto), que pronosticaba un eclipse lunar esa noche, para convencer a los nativos de proveerle víveres.

Anuncios