Por dimisión de Manuel Azaña, Diego Martínez Barrio, Presidente de las Cortes pasa, en virtud de lo establecido en la Constitución de 1931, a ocupar la presidencia de la II República Española.

Anuncios