Felipe III otorga el primer privilegio para dar corridas en cosos cerrados, origen de las plazas de toros.

Anuncios