El rey Carlos III promulga una pragmática para establecer el regium exequatur, que supone el control de los documentos pontificios.

Anuncios