Al finalizar la Guerra Hispano-Estadounidense se firma el Tratado de París,  por el que España pierde el dominio sobre Cuba, Puerto Rico y Filipinas, los últimos restos de su imperio.

Anuncios