Hisham III es asesinado en Córdoba por el pueblo rebelado, acabando así definitivamente el califato omeya.

Anuncios